Orrialde nagusia > gaurkotasuna, gora herriak! > Agur eta ohore Blanki (maite zaitugu)

Agur eta ohore Blanki (maite zaitugu)

Ha muerto Blanki Antepara a los 88 años de edad en Urbina. No podía ser de otra forma.
En el encierro de ‘Los Angeles’ por Ekaitz Samaniego me encontré con Iosu Ormaetxea, su hijo, me dijo que Blanki estaba mal, en Txagorritxu y que le había convencido para que le llevara a casa: ‘Iosu ¿no ves que aquí no voy a mejorar?’. Ese mismo día Iosu iba a hablar con los médicos para que le dajaran llevársela a casa. No tengo dudas de que entre los dos consiguieron convencerlos.
Blanki es parte de la historia deEuskal Herria y personifica al pueblo de Urbina, un pequeño pueblo entre los pantanos de Urrunaga y Ulibarri-Ganboa.
En la década de los 80 prácticamente toda la juventud del pueblo estaba activamente implicada en la reuskaldunización, el gaztetxe, las luchas laborales o ETA y lo pagaron, vaya si lo pagaron! Detenciones, el pueblo constantemente invadido por uniformados descontrolados, torturas, cárcel… y a Iñaki, el hermano de Iosu e hijo menor de Blanki, lo acribillaron en Morlans junto a Jokin Leunda y Patxi Itziar.
Tras el asesinato a Iosu lo aislaron durante años para intentar minar su resistencia… y la de Blanki. Como cuando le llamaban por teléfono para llamarle puta, desde el anonimato.
Blanki y las mujeres de la casa eran un terror para los guardias civiles cada vez que visitaban la casa hoy llamada ‘Iñakienea’, según nos cuenta Andoni Cabello en ‘La plaza de Urbina’.
Mientras Blanki trabajaba de sol a sol en su casa-restaurante y viajaba por toda la piel del macho-toro para nunca dejar sin visita a Iosu.
Recuerdo una vez en la azoka de Durango que nos encontramos a Iosu… acabamos (bastante tarde) yendo a su casa a comer. Blanki en un santiamen nos dejo el estomago bien saciado, mientras Iosu le daba los besos que se le iban acordando de todas las amistades que se había encontrado en Durango, y le habían dado el encargo de besar a su madre de su parte.
Recuerdo cuando salieron Tinin, Iosu y Patxi y fuimos a cantar a Urbina.
Recuerdo a Blanki hablando sobre la ocupación fascista del pueblo, en 1936.
Recuerdo cuando Norma Morroni (nuestra amatxo en Uruguay) y Blanki Antepara se juntaron en Urbina, y lo rápido que fluyo la ternura entre las dos mujeres luchadoras, de dos pueblos muy distantes en kilometros, y muy cercanos en el corazón.
Recuerdo la placa orgullosa de Iñakienea: no, nunca entregaremos la plaza de Urbina, nunca olvidaremos las llamadas de teléfono, las cargas y violencia policial, las torturas, las celdas de aislamiento, la dispersión… la sonrrisa de Iñaki…
Y nuestra venganza será la de Bobby Sands: la sonrrisa de l@s niñ@s de Urbina, de los niñ@s de Euskal Herria, una sonrrisa euskaldun, bailando en un pueblo libre, que recuerda su lucha con orgullo.

Maite zaitugu Blanki.

Advertisements
  1. oier
    otsaila 14, 2012 8:01 pm(e)tan

    Ondino emoziona egiten dau…
    oso ona!

  1. Momentuz aipurik ez.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: